Karl Lagerfeld: las 5 cosas que no conocías del diseñador alemán

701

Mis queridos #Trendlovers, si como yo, a ustedes también les encanta el mundo de la moda, seguramente ubican a Karl Lagerfeld, un diseñador alemán, considerado uno de los más influyentes en el mundo.

Por desgracia, el día de hoy despertamos con la lamentable noticia de su fallecimiento a la edad de 85 años. Es por ello que, para que conozcan un poquito más acerca de su increíble trabajo, les compartiré algunos datos curiosos de Lagerfeld que seguro no conocían.

Se dice que era el hombre más ocupado del mundo

Si ustedes creían no tener ni un ratito libre, déjenme contarles que Karl realizaba colecciones para tres firmas distintas: Chanel, Fendi y Karl Lagerfeld. Además, recorría el mundo para asistir a exposiciones de moda, sesiones para campañas publicitarias que él mismo organizaba y, además, escribía una columna semanal en el periódico The New York Times.

Adicto a sólo dos cosas

Las gafas de sol eran, sin duda, algo que el diseñador amaba, pero eso ya todos lo sabíamos, ¿no? El secreto que no muchos conocíamos es que era adicto a Coca-Cola Light. ¡WOW!

Tenía un excesivo cuidado personal

Aunque su vestimenta parecía, de lejos, siempre la misma, Karl cuidaba hasta el último detalle de su imagen casi hasta convertirse en una manía. Esto gracias a que su madre siempre le dijo que aún si una noche despertara gravemente enfermo, debía estar impecable.

“Todo el mundo debería irse a la cama como si tuvieran a su cita en la puerta”, le decía.

¿Ustedes cómo duermen, #Trendlovers?

Extremo cambio de imagen

En algún momento de su vida, el diseñador alemán tuvo sobrepeso. Sin embargo, contrario a lo que muchos pensarían, esto no parecía importarle. ¿Por qué bajó casi 40 kilos, entonces? Bueno, curiosamente la respuesta está en que siempre quiso usar prendas diseñadas por Hedi Slimane, pero sabía que tenía que bajar de peso si quería usarlas.

“De repente me quise vestir diferente, usar prendas diseñadas por Hedi Slimane, pero esta ropa, lucida por chicos muy, muy flacos -y no por hombres de mi edad- requería que perdiese por lo menos 36 kilos. Me costó exactamente trece meses”.

Quería casarse con su gata

Si tienen mascotas, probablemente entenderán el sentimiento de Karl, pues en algún momento dijo que, si existiera el matrimonio legal entre seres humanos y animales, definitivamente se casaría con su gata Choupette. No obstante, aunque no logró hacer esto, sí pudo dejarle la mayor parte de su fortuna al nombrarlo principal heredero de su fortuna.

Ahora, el fregado gato se ha convertido en el más rico del mundo. ¿Cómo ven, chavos?

Y ustedes, ¿conocían alguno de estos datos acerca de Karl Lagerfeld?